Luis Miguel – America

Estoy arreglando un folder de mp3 para mi esposa y encontré esta rola.

Serio? Me encanta este CD.

Pero tiene un trasfondo.

 

Cuando salió, no teníamos dinero (Long story).

Era cumpleaños de mi hermana. Era Diciembre.

Mi mamá nos dio a cada quién vales de despensa.

Uy, yo preocupado, fui a Aurrera y le compré a mi hermana 2 CDs: Red, Hot & Dance y America de Luis Miguel, esperando que le gustaran.

Los botó a los 15 minutos.

 

Ella cree que fue la hermana ideal. No se acuerda cuando me corría de su cuarto o cuando llegaba a las 3am con su escándalo y yo, o estaba deprimido (perdón, yo también fui puberto) o dormido o cuando en un arranque de coraje, encerraba a nuestro perro en el baño.

Curiosamente, también cree que tuvimos el padre ideal.

Surprise!!!

No tuvimos ni al padre ni a la madre ideales.

Pero, eso si, mi madre nos dio de comer. El doctor nos aventaba la comida como perros. Lástima que tenga tan mala memoria.

 

Mhmmmm.

A ver si no me demandan o me dan periodicazo en el Reforma. Jejejejejejejeje.

Como si me importara.

 

No, señores, no…

Si algo he comprobado, es que me puedes dejar en la calle, en una vecindad o con un mar de hormonas. Aún así, la voy a librar.

Yo perdí a mi hermana cuando decidió darle prioridad a ella misma. La extraño de vez en cuando. Pero me da MUCHO gusto que sea feliz en su mundo. Al final, ¿no es eso lo que deseamos para las personas que queremos? ¿Que sean felices?

 

Ah, no. Perdón.

Queremos que sean felices bajo NUESTROS términos.

 

Ay!!!

El Reforma!!!!

Auxilio!!!!

 

🙂

 

Oye, sis, por cierto: Ya no tengo celular. Perdón si me llamas para amenazarme y no estoy disponible. Me preocupa que haremos cuando mueran nuestros padres… tu sabes…

¿Nos volveremos a ver?

Te quiero mucho, aunque a veces no te soporto. Deberíamos de ir a terapia. Estamos muy dañados.

Aunque sea el único que lo vea tal cual.

Creo que seríamos más felices si admitiéramos que estamos locos.

Igual y ya es muy tarde.

 

Pero, demonios, cómo extraño a la niña con la que grabé el cassette de “Caperucita”. Si la ves, dile que me mande un mail. La quiero mucho y me gustaría abrazarla por 3 minutos, recordarle cuando íbamos a Danesa 33 por un helado, entusiasmaba a nuestra madre para que yo tomara clases de tap, o me podía discos de los 80’s en su estéreo Panasonic.

Todo esto, antes de que salga su lado Borbon y quiera comerse al mundo.

 

Sis? Te quiero mucho, pero ser Borbon apesta.

Si tuviera que decidir entre quererte como eres y siempre has sido, o el apellido Borbon, créeme, te lo juro, me apellidaba Juárez cualquier día del año.

Ojalá algún día podamos vernos sin odio, sin rencor, sin diferencias. Sin tanto “Santa Fe vs. La Nápoles”, “Papá vs. Mamá” o “Yo he hecho esto y tu has hecho esto”.

Porque, ¿serio? El apellido Borbon es lo peor que le puede pasar a una persona. Significa rencor, competencia, superioridad.

Yo no soy así.

Soy “el enano”.

 

Prefiero eso. Me gusta más.

El apellido me lo impusieron. Pero para ti, siempre seré “el enano”. Me gusta más.

 

Soy más feliz recordando a los 3 mosqueteros que acordándome de cuando me acostaba en tu cama con la colcha de leoncito y llegabas tu del CCH y me decías “Salte de aquí!!!”.

 

Hey, mira!

Un groupon de terapia en familia!

Wanna go?

🙂

 

I’d like to go back when your hand let go off mine. Maybe I’d hold on tighter this time.

 

 

 

Por cierto? La rola de LuisMi es la peor de su carrera. Jejejejeejejejeje.