Then & Now

Son las 11pm. Debería de estar durmiendo. Pero vaya. Cuando estés viejo, no te vas a acordar de las noches que dormiste de lujo. Te vas a acordar de las noches que NO dormiste. Te lo juro.

Una de esas, fue la noche en que mi hermano y yo, celebramos nuestro cumpleaños. Fuimos a un restaurante bar (ahora extinto) de Coyoacan. Ni me acuerdo como se llamaba. Era japonés.

Fuimos con los del trabajo. Era Septiembre (obvio) y hacía frio. Al salir, decidimos que era demasiado frío y, así como así, nos lanzamos a Cuernavaca. Se los juro. Fue decisión del momento.

Y nos fuimos, mi hermano, su mujer y yo. Comimos tacos afuera del Barceló (Hay un puesto GENIAL de tacos afuera, serio). Y al día siguiente fuimos al cine.

Nos dormimos como a las 3am, buscando hotel.

Fue una gran noche.

 

Otra noche que recuerdo, fue la noche en la que toqué fondo en mi vida: Me dejaron en la calle a las 2am, sin amigos, sin dinero, sin carro. Con una maleta en la mano e incertidumbre por futuro.

Corte.

6 años después, estoy casado con una modelo, con depa nuevo (y muy padre, serio), carro de la compañía, y con un pasado que me hace más fuerte.

¿Quién se iba a imaginar que el chaparrito iba a llegar a esto?

A lo que voy: Las noches sin dormir en efecto, son las mejores. Pero depende del efecto que tengan en nuestras vidas o el que deseemos que tengan.

Yo viví (medio) irresponsablemente en mi vida. Lo pagué (Dios, si lo pagué). Y ahora, veo a mi hermosa esposa dormida tranquila, sabiendo que su hombre no le fallará, no la decepcionará, no le hará daño y estará a su lado hasta que ella lo decida.

Si me hubieran dicho que el no dormir por el desmoche me hubiera conducido a esto, igual y no lo hubiera hecho.

Pero si hoy, cansado, le echo todos los kilos del mundo por mi, por mi esposa, por mi hijo (que aún no nace), por la compañía que se merece que yo dé el 100%…

Pase lo que pase, no puedo fallar.

 

Vaya:

Antes, no había objetivo. Sólo era vivir por vivir.

Y es DEMASIADO rico vivir por alguien.

Que ‘che pena me dan tanto los hombres que no supieron apreciar a mi esposa, como las mujeres que no me supieron apreciar.

Y al mismo tiempo, les agradezco que nos hayan permitido estar juntos.

 

Uy, si alguien me hubiera dicho hace 8 años que yo iba a estar donde y cómo estoy hoy…

 

Esa noche de tacos en Cuernavaca, la hubiera disfrutado al 300% más.

Porque sabría que todo tiene un fin y es feliz. Y está en tus manos.

 

No duerman. Serio.

Mejor VIVAN sus sueños. Los que soñamos despiertos somos muy peligrosos. Corremos el riesgo de vivir el sueño.

 

No duerman hoy. Es mejor vivir el mañana construido en un sueño.

 

Gracias a mi esposa por ser mi objetivo en la vida.

Me encantaría meterme en tus sueños para hacerte feliz en ellos. Pero prefiero hacerte sonreír al despertar. Tal cómo tu lo haces conmigo.

 

Uy, señores. La vida da tantas vueltas.

Un día no tienes para comer y al otro, estas escribiendo una novela, tienes un trabajo demandante y gratificante, recompensas de vida y el amor de tu vida a tu lado.

 

¿Para que soñar?

¡¿Para que soñar si la vida es un sueño hecho realidad?!

 

Creo que jamás vuelvo a dormir. Jejejejejejejeje.

11:11pm.

 

Un deseo?

Claro. Que este sueño jamás se acabe…