Perlas negras? Serio?

Mi amigo Alex me recomendó las Perlas Negras hace… como qué, Alex? Cómo 3 semanas? Algo así.

Yo ya había oído de ellas. Sobre todo, por la “prohibición” que hubo a su alrededor. Ya ven que las quitaron de varios bares, no?

Pues muy dispuesto a sentir el “rush”, me lancé al súper, compré mi Jägermeister, unos 4000 Boost, cereal, leche, crema Nivea, pan Bimbo, mantequilla… es que quiero hacer Pan Francés mañana. Si saben cómo? Toman una rebanada de pan Bimbo, la remojan en huevo con leche, la ponen a freír con mantequilla, la espolvorean de canela y azúcar y le ponen miel de maple… 

Pero divago…

Me serví mi primer Perla Negra, súper tradicional: Con el famoso “caballito” boca abajo dentro de un vaso y lo rellené de Boost.

Nada.

Segundo Perla Negra. Nada.

Tercero. Nada.

Un shot de Jäger solo. Nada.

Me esperé media hora. Nada.

Preparé algunos bisteces. Nada.

Lavé unas sábanas. Nada.

Puse unas fotos en Tumblr. Nada.

Estoy escribiendo esto con un Jack Daniel’s en la mano (ya me aburrí de esperar a que pase algo) y nada.

Y es que, lo que los diputados no vieron cuando prohibieron esta bebida es que habemos loquitos que alguna vez nos aventamos un Venti Expresso Americano en Starbucks después de un expresso doble, acabando con taquicardia, sudoración profusa y un éxtasis total.

O sea, a mi, un par de Boosts me hacen cosquillas. Neta. De hecho, me acabé el segundo y me dio sueño. De esos ricos sueños que le entran a uno en un sabadito en la tarde? Andele, de esos meros.

Y ahora, viene lo que sigue:

Porque la generación “Y” (Que vino después de la Generación “X”) está medio urgida por acabarse la vida tan rápido? Porque se quieren poner jarras con 3 alcoholes? En mis tiempos, el alcohol era para convivir. Nos comprábamos una botella, botana y platicábamos de sueños, proyectos, vivencias y rodeándonos de nostalgias, amigos, ilusiones y un futuro incierto, compartíamos, por un breve momento, un objetivo en común: Compenetrarnos el uno en el otro, comprometíendonos en silencio a compartir una amistad que perdurase a pesar de la adversidad; en silencio, nos prometíamos no separarnos nunca y revisitar el momento, a través del recuerdo evocado por un momento, una canción o una emoción.

 

 

No, ya en serio, nos poníamos jarra y ya.

Pues si, ustedes creen que prometíamos eso a los 21 años?!

No, señores, no.

No, la neta, no hay nada cómo ponerse jarra con los mejores amigos: Ricardo en la Universidad, Vélez (desde que tengo memoria) y en estos días, con mi mejor amiga en el universo.

Y creo que a eso reduzco esto: Sean Perlas Negras, los ya extintos “Redoxón” (Vodka de Mandarina, jugo de naranja y Red Bull), Jack Daniel’s Whiskey Sours, Ron Bacardí Oakheart o unas cervezas, la mejor parte de la jarra siempre la hace la compañía.

Por eso, Alex, mejor para la otra invitate unas Perlas Negras, pero con tu compañía o la del Daniel.

Pero rápido, porque me estoy haciendo viejo.

Vean que se me antojó mucho más el Pan Francés que el alcohol.

Chale, no entiendo porque conozco personas que extrañan la universidad, si la vida es tan bella afuera…

Pero eso es otra historia.

 

Salud. Este Jack se está evaporando…

Advertisements