Carta abierta a Chili’s México.

Por si dudan, aqui está el mail enviado ayer a Chili’s México.

Hola. Hoy estuve en Reforma 222 alrededor de las 3:30pm.
A continuación los eventos:

1. Nos ponen a mi esposa y a mi en una mesa improvisada en un pasillo transitado. Obvio en el ahora reducido espacio, donde antes cabían 2 personas caminando, ahora sólo cabe una. Los meseros de tropiezan a nuestro lado. Usted, que está leyendo este mail, comería a gusto en condiciones así?

2. Pido cambio de mesa y el cambio se hace efectivo después de 3 intentos… o súplicas. Esto, sabiendo que estamos viendo como la gente pasa y pasa y hay, al menos 3 mesas desocupadas.

3. Mi esposa quiere una margarita, pero en lugar de tequila, con vodka. El mesero dice “Perdón, pero no se puede”. El mesero perdió una venta: Acaso no pudo cobrar un vodka y una margarita? Me ofreció alguna opción? Hizo sugerencias? No. Nada.

4. Después de que nos cambiaron de mesa, al mesero le resultó TAN dificil hallarnos, que una hamburguesa tardó 20 minutos en llegar y un sandwich, 30 minutos.

5. Se llama a la gerente en turno. Se expone la situación. Sólo se limita a decir “Perdón”. Nunca la volvemos a ver.

No se que quieran hacer ustedes con este caso, pero eso si:

a. Claro que no regreso a Chilis en mi vida.

b. Estoy en amplia campaña de desprestigio vía Twitter y personal.

c. Estaré mandando este mismo mail de manera DIARIA hasta que se me ofrezca evidencia de atención.

d. Estaré exponiendo mi caso en cualquier vía que se me presente.

Cualquier duda, quedo a su servicio.

 

Este mail, en efecto, lo estaré mandando DIARIAMENTE hasta que me den una respuesta SATISFACTORIA a mi caso.

Para evitar el típico “Bloqueo”, estoy mandando el mail desde cuentas y servidores distintos de correo. Además, ya estoy rastreando a su Gerente General para comentarle el caso.

No, Chili’s no sabe con quién se metió.

Advertisements