Para todos los críticos de cine: You suck!!!

Hace rato, leía la reseña de “Paranormal Activity 4”. Y dije: “Dios santo… ¿Cuánto le pagarán a un tipo para decir que apesta?” Y pensé en los críticos vendidos de Televisa y TV Azteca (Con todas sus respectivas ramas editoriales también) y dije: “PEOR, ¿cuánto le pagarán por decir que algo es GENIAL???”

Y tuve una revelación: Aparte de los políticos, ser crítico es el peor trabajo del mundo. Es sentarte en un espacio de 2×2 frente a una compu y no crear nada. Literal. *Crees* (te ilusionas, más bien) con que guías a personas hacía la iluminación (o algo así), cuando la realidad es que el 75% de esas personas, ni te pelan. Me explico: Si a mi me hubieran dicho que “Avengers” APESTABA, me hubiera valido y estaría (como estuve, de hecho) al frente de la fila para comprar mi boleto.

El año pasado escuché a mucha gente decir que “TRON: Legacy” estaba más que pésima. A mi, se me salieron las lágrimas de la emoción. Y por el contrario, eh? “El discurso del Rey”? Impecable? Ganadora de Oscars? Aburriiiiiiiida!!!!

Ven? Cada quién tiene su punto de vista. Y más allá, el ser crítico de lo que sea, involucra juzgar el trabajo de otra persona. Pero, ¿con qué bases? Estudiar periodismo o arte no es nada. No te hace su similar.

Si a mi, un médico me critica mi trabajo, lo mando al demonio. Simplemente no hablamos el mismo idioma. Cada quién hace cosas que el otro no puede (ni debería).

Así, el crítico de cine es un mero wannabe que sueña con acariciar el sueño dorado, destruyendo o alabando los de otros.

¿Cuánto le habrán pagado a esa persona para que se diera por vencido en su carrera hacia escribir su propio guión o dirigir su ópera prima? Quizá es muy gordo o feo para ser actor. Ja. Cómo si Steve Buscemi tuviera la sonrisa más sexy de Hollywood o Kevin Smith fuera material de Oscars.

La verdad, es mucho más fácil juzgar algo desde la distancia que ponerse en los zapatos del otro. Si un crítico destrozara mi novela o un guión mío, lo primero que botaría de mi mente sería: “Ok, perfecto. Entiendo que no te gustó. Porqué no haces tu el intento y escribes algo?”

Otra verdad: No tienen ni la creatividad ni las agallas para hacerlo. Y porqué lo harían? Si lo hicieran, serían objeto de crítica. Eso, me queda claro, los destrozaría.

Un crítico de arte: Sabe pintar?

Un crítico de cine: Sabe escribir, dirigir, actuar, producir?

Un crítico de cocina: Es el mejor chef del mundo? (Por favor, abstenerse de chistes sobre Gordon Ramsey).

NO!!!

Son el mejor ejemplo de mediocridad. Son nada. Es pavonearse con ver una película 3 días antes de su estreno. Vean lo absurdo del concepto. Piénsenlo.

En mi mente, lo más bajo que existe en la vida, es un político. Luego, un crítico de cine y arribita, un microbusero.

Son de esas personas sin las cuales, el mundo estaría mejor.

Al final, cuándo dejen el mundo, se darán cuenta de que no lograron nada. No crearon, no vivieron, no fueron lo que soñaron. Y cada día que pasa, viven a la sombra de alguien más. Alguien con infinitamente más talento que ellos.

O al menos, con más bolas para tomar su sueño y hacerlo realidad.

Dudo que alguien crezca diciendo “Mamá, voy a ser crítico de cine”.

Cobran por ser cobardes, mediocres y algunos, incluso, hasta de mal gusto.

Cero criticas. Prefiero ir al cine y decepcionarme o salir maravillado sin que alguien me haya incitado a ello.

Pero… como en todo, hay borregos que los alaban. Y porque no? Después de todo, si todos fueran líderes… a quién guiarían?