Los especímenes en la oficina

El día de hoy, se lo dedico al trabajo.
No, no el día, sino el post.

Es que ahorita que abre el Outlook (Que son los 3 minutos más horrendos de mi dia), me salen con que una actividad en la cual APOYABA a otra persona, ya pasa a ser mi responsabilidad.

Eso se vale?
Que no la Ley Federal del Trabajo prohibe cosas así?
Imaginense que uno maneja un auto mejor que el dueño del mismo. Por ende, el auto pasa a ser nuestro???
O si domino OS Mac X, que me impide llevarme una MacAir de la MacStore mas cercana???
No, señores, no. Uno no porque sea bueno en algo significa que DEBE quedarse con esa responsabilidad.

Si así fuera, el 75% de México sería bebedor profesional de cerveza o whiskey!!!

Luego: Han notado los personajes que desfilan por nuestros sagrados recintos laborales?
No sienten a veces como que trabajan en “The Office” o en un programa cómico bien tirado al traste?

En mi trabajo hay personajes célebres como “La China Poblana” porque siempre trae unas faldas estilo mesera de Sanborn’s y sus suéteres más amplios que mi panza, emulando el rebozo.
También está “La Mallitas”, que es la típica que SIEMPRE usa mallones. Vaya, en la oficina ya está la apuesta de cual es su identidad de superheroe. Yo voto por zorrigirl.

Luego está el “Don PC”. Es el wey tecnológico que NO trabaja en IT. Es el wey que te contesta “Prueba con la nueva interfaz, disponible con el update que se activa desde la barra de herramientas. El kernel está bien chido y sin problemas. Si no te late, lo puedes personalizar desde el root. Nada más ten cuidado con la línea 234 porque el comando tiene la ruta que viene de raíz en el programa y si no la modificas, se crashea”…
Cuando la pregunta fue “Como abro un archivo .mp4?”
Este especimen, por lo general siempre anda con su iPhone, su iPod, su tablet, metiendose al WiFi de la compañía, sabe cuando sale iOS 5.0.1 y ODIA Windows.
Si lo dedujeron bien, este wey, soy yo.

Luego está Superman.
No, no es el Chapulin COlorado que te salva cuando tienes problemas.
Es el wey que lo es todo, lo sabe todo, lo puede todo.
No lo han visto?
Es el monito que cuando le conviene, vive en el mejor barrio del DF, va al mejor gimnasio, ayer fue al mejor concierto, ya sabe donde va a tocar el mejor grupo, siempre tiene planes y aún así, siempre vió el documental de NatGeo anoche.
O sea, a este tipo si le preguntas “Que hiciste ayer?”, ya valió porque te avienta un rollo de 3 horas con su MUY atareado fin de semana.

Está también el gordito futbolero. Este wey es genial.
Cada que puede, lleva la playera de la selección y curiosamente, siempre está gordito. No lo han visto? Porque???
En fin, el gordito futbolero sabe los últimos marcadores, transferencias, lesiones, estadísticas y es mejor director técnico que… que… que…
Carajo, no se de futbol. Pues es el mejor director técnico del equipo que caiga.

Están los adictos al Face. Esos que llegan, abren el Internet Explorer (Lástima que en las empresas no permiten el Chrome), y las siguientes pestañas (hasta en ese orden):
1. Hotmail
2. Face
3. Google
4. La página de intranet de la empresa
En mi personal punto de vista, son los más eficientes, porque dedican 30 minutos mañaneros a esta actividad y terminando, estos si no se despegan de la compu. Aunque sea para actualizar su status 3 veces al día, pero al menos están al pendiente de su correo.

También están los “periódicos locales”.
Son un grupo de 3 ó 4 urracas que en las mañanas se les puede ver en la salita de café o en el lugar arrinconado de una de ellas.
Estas, son como “El Oráculo” de Matrix: Lo saben todo. Si van a correr al Licenciado Urrigoitia, lo saben 12 semanas antes. Si van a ascender a la Arquitecta Encinas, ellas la odian antes de que se dé la promoción. Si van a abrir un nuevo puesto de garnachas atras del trabajo, lo saben. Si traes el saco roto, lo saben. Si no sabes quién ganó en “La Voz México”, ellas lo saben. Si quieres saber los números ganadores del Melate… ellas no lo saben, pero te inventan una historia boenisima del Melate y la corrupción que hay detrás.

Existe el o la Godinez Estorbos@. Este especimen se caracteriza por creerse mucho y que lo sabe todo. Pero… pero… te acaba estorbando. O sea, ni lo hace bien y el trabajo te lo dejó PEOR de como lo tenías.
Es como el idiota con iniciativa, con la diferencia de que tu ni le hablas, el wey solito llega.
Es la maldición de toda oficina. Lo peor es que no lo corren, porque “es proactivo”.
Chaaaaaale.

Su contraparte es el “Intocable”. Del verbo “A mi no me toca eso”. Si. Es el wey que de TODO dice que eso no es su labor.
Archivar? Nooooo. Eso es del área de al lado.
Comprar? No me han capacitado en el sistema.
Llamar? Es que no me contestan o no me sé el número.
Ir por algo? Hijole, me acabo de lastimar el urufánfano y me duele mucho. No puedo cargar.
El especimen que no puede faltar en la oficina.

Y por último está el jefe injefable. Es el wey que se CREE jefe, pero no lo es. Vaya, hasta llega tarde. Te da órdenes. Te quiere preguntar por los retrasos. Te presiona. Y el wey gana menos que tu!!!

He llegado a la conclusión de que en una oficina son pocos los que SIEMPRE trabajan y no cuestionan:
1. Las señoras de la limpieza. Y hay excepciones, pero en general, estas personas siempre parece que están de buenas y quieren trabajar. Porque?
2. La impresora. Esta JAMAS se queja, pero cuando falla, falla y toma vacaciones por una semana. Eso si, cuando funciona, trabaja a marchas forzadas. A veces, tooooodo el día. Y hasta soporta tu frustración cuando no le sabes explicar que quieres una copia de un documento por los 2 lados, pero que los 2 salgan en el mismo lado de la hoja, reducido al 75%.
3. El poli de la entrada. Si, tiene un trabajo miserable: Está ahi cuando llegas y está ahi cuando te vas. O sea, ese pobre si está ahi siempre. Pero vaya, si trabaja. Al menos sabe abrir la puerta y se deleita con tu aroma a tacos cuando saliste a comer con el “Superman”.

Un aplauso, señores.
Un aplauso por estos raros entes que, sin que lo sepan, nos entretienen en la oficina y nos hacen el día un poco más llevadero.

No hay trabajo perfecto. Olvidenlo. No existe.

Pero, pensandolo bien… que es perfecto en la vida?