#NuncaFalta lo negativo. Pero ve lo positivo!!!

“Querido Dios: Gracias por este maravilloso día y perdóname si no lo aprecio lo suficiente”

No, yo si lo aprecio.
Me da miedo que cualquier día de estos, sea mi último.
Por eso, en cada día, trato de rescatar *algo* bueno.
Generalmente es un beso de mi mujer…
Aunque puede ser la oportunidad de tomarme un Jack, ir al gym y correr hasta que me muera, ver el sol (y ver manchitas y ratote), o en días como este, tomarme un Nespresso súper rico con el frío mientras oigo el nuevo de Coldplay.

Eso es lo malo del hombre, no?
Sólo se concentra en lo malo.

Vean: Acabo de recibir un mail de Compras donde me acusan con la jefa de que metí mal una requisición.
O sea, de (no les miento) como 300 que he metido, UNA me sale mal y ya me estan crucificando.
Conozco familias en las que un miembro hizo algo malo y ya lo mandan al demonio. Casi casi lo mandan de indigente.

Jejejejeje.
Quisiera ver a esas personas conviviendo con mi padre.
Tengo… como 5 recuerdos de mi padre.

1. Un día, le estaba presumiendo mis juguetes, esperando *obviamente* que jugara conmigo.
Sobra decir que me dió el avión y no me peló. Se levantó y se fue a los 2-3 minutos.

2. Un día me quemó con una colilla de cigarro, después de regañarnos muy feo a mi y a mi hermana y mandarnos a dormir sin cenar.

3. Ya grandecito, me dió un consejo (el mejor de mi vida): “Hombre es aquél que tiene una sola mujer y se dedica a ella”.

4. Se llevó una chamarra que me regalaron, me quitó la guitarra mientras estaba tocando, se llevó mis juguetes para dárselos a sus otros hijos y un día, por antojo suyo, fuimos a una cantina súper chafa.

5. Una semana antes del día más bello de mi vida, me llamó y me dijo “Ah, eso ni va a durar. Jessica te va a dejar como a los 2 meses”

Que claro, fue la gota que derramó el vaso.

Con “parientes” así, si vale la pena alejarse.
Un buen consejo por una vida de abandono, no es buen balance.

(Oye, José, y esa historia a que viene?)

Viene a que no hay que cegarnos por lo malo.
Mi padre no fue padre (jejejejejejeje), pero no me concentro en ello.
Diario recuerdo su consejo. Me enfoco en lo positivo que me dejó.
Así debe ser la vida:
Enfócate en lo positivo.

Después de todo, siempre habrá cosas que nos amarguen.
Siempre hay alguien que nos hizo daño.
Siempre te romperán tu corazoncito y la esperanza.

Pero si eres paciente, llega la luz, la tempestad se apacigua y la marea cambia.
Si eres paciente, verás que todo tiene un porqué.
Y si no lo encuentras, es tal vez, porque la lección solamente era el hacerte más fuerte.

Tuve un mal padre. La razón? No sé, no soy Nostradamus, no manchen.
Igual y voy a ser (algún día muy lejano… jejejejeje) un buen padre.
O igual y me tocaba hacerme fuerte desde niño. Acá, como en “300”, peleando con lobos y todo.

Vaya, la vida es bella.
Lo malo es que si es bieeeeeen cortita.
Entonces, para que gastarsela en ver lo negativo.

Mejor vamos por unas alitas y ahoguemos nuestras penas en salsa BBQ y cervezas.

Oye… no es mala idea, eh?