La política del “Roast” que no aplica en México + mi despedida de @Cineopsis

A menos que vivas en una cueva a la salida de Pachuca… y hasta eso lo dudo, sabrás que internet es MUCHO más que sólo Twitter y Facebook.

Para nosotros que conocemos sus virtudes, pudimos ver el Roast de Charlie Sheen en Comedy Central. El programa, que debutó la misma noche que “Two And A Half Men”, se trata de… ammm… decirle sus verdades en un tono humorístico MUY ácido al “quemado”. En esta ocasión, Charlie Sheen.

A mi mujer le encantó y a mi, poco más, ya que había visto el roast de Donald Trump y bueno…

La política del roast debería de ser aceptada en México. Decir las verdades a la cara y que tu, con sentido del humor, paciencia y visión, lo aceptes y formes de ello, un punto de partida o restauración (Maldito Windows, me hace daño) para mejorar.

Si yo le digo a X persona que estamos haciendo mal las cosas, hubiera esperado un “Mhmmm… ¿porqué lo dices?”, iniciando un debate. Pero claro, estamos en México y la política no aplica. En este país, si le dices a una persona que está haciendo mal las cosas, en AUTOMÁTICO se lo toma personal y lo cree un ataque.

Los cerebros inferiores (vea el ejemplo de “El Planeta de los Simios”) al ver algo desconocido, se sienten atacados y molestos. Las mentes evolucionadas, se sienten intrigadas, lo que conlleva a una curiosidad científica que al final, nos conduce a un conocimiento profundo y verdaderamente original, nuevo y rompe-esquemas.

¿Alguna vez se han preguntado quien demonios comió lengua de vaca por primera vez? Ha de haber sido asqueroso. Hoy, es una costumbre no solo aceptada, sino de gusto. Y esa primera persona que comió lengua de vaca, aunque asqueado, tuvo que romper el paradigma y ver de que se trataba el asunto.

Aquí, el conocimiento: ISO 9000, el sistema de calidad, se basa en conocer un proceso, detectar sus fallas (incluyendo las POTENCIALES) y corregirlas en pos de la mejora continua y ofrecer un producto o servicio altamente competitivo y líder.

Esa ha sido la base de mi vida desde el 2008. En 3 años, aplicando el sistema he duplicado mi sueldo, liquidado el 75% de mis deudas, cambiado de domicilio a una colonia “fresita”, ser respetado en mi empleo con 3 reconocimientos internacionales y logrado metas que antes creía imposible.

Obvio, no espero que me crean. ¿Porque habrían de hacerlo? No ofrezco evidencia. Sin embargo, a las pruebas me remito.

El sistema ISO es, la base para 6 sigma, método de “cero defectos” ideado por Motorola. Es, a falta de una mejor palabra, excelencia en un producto.

Yo tenía la intención de aplicar ISO en Cineopsis mediante el post anterior. Si leen el post con mente abierta, tiene un consejo no sólo útil, sino una recomendación de tipo legal. Al tomarselo personal, todo se pierde.

Las personas en México (y generalizo y me disculpo por ello), no están listas para oír en que están mal. No están mentalmente maduras para escuchar sus defectos. Lo toman como algo centralizado, ofensivo, íntimo y sin razón. Como un accidente. Más no lo es.

Públicamente, me disculpo con Cineopsis por mi observación, no en vistas de regresar a laborar con ellos, sino en pos de que busquen en ellos un nuevo enfoque mental que guíe al portal a mejorar continuamente sus procesos. Los paradigmas son la muerte de la originalidad, la tumba de la creación y el entierro de todo lo que se conoce como “calidad”.

Tomemos el caso práctico: Imaginemos por 10 minutos que aceptan una crítica constructiva y después de un fogoso debate, se aplican estas medidas de “evitemos el copy-paste”, ¿vale?

¿Que es lo PEOR que podría pasar?

Mayor inversión de tiempo, menor cantidad de notas y despido de algunas personas faltas de creatividad.

Big Deal.

¿Que ganamos? Una página 100% original, con ideas propias, que es el estándar, en lugar de la copia. Llenarse de orgullo cuando OTRA página diga “Información: cineopsis. com”. En resumen: calidad.

¿Quién de aquí ha triunfado con la copia de la tesis de alguien? ¿Quién ha visto sus ventas mejoradas con el ePod, ePad o ePhone? ¿Quien se enorgullece de vender productos que son copia de otros?

Desafortunadamente, hay que tener consciencia del ser propio, de sus defectos y capacidades y tomarse las cosas menos en serio. En el roast de Charlie Sheen queda demostrado: Nada es personal y las palabras son palabras.

No lamento el post, ni lo que dije. Posiblemente, la forma no haya sido la mejor, pero eso no es, creo yo, motivo para haber llegado a eso. Aunque, claro, no critico en ninguna forma o nivel la decisión de Cineopsis.

Mil gracias a Cineopsis por la oportunidad que me dieron y espero verlos mejorar, por más trabajo que cueste a veces aceptar que TODOS tenemos errores y con la vara que midamos, seremos medidos.

Al final, dice mi madre, la vida da muchas vueltas.

¿Hasta cuando tendrá México la madurez, conocimiento y fuerza para atreverse a ser de mentalidad de primer mundo?