El matrimonio

Este fin de semana, fui a las Galapagos como ya se me ha hecho costumbre.
Solo que este fin fue algo distinto porque vi una faceta de mi mujer que no habia visto…

Obvio, me puse a pensar…

dsc00424

Esta es una de esas comodas (o como sea que se llamen) de las multiples que hay por aquellos rumbos. En ellas, las familias exhiben su cristaleria, guardan copas, coleccionan muñequitos de porcelana y ponen cuanta chucheria han recibido como regalo en bodas, graduaciones, XV años, bautizos, etc…

Lo que me puso a reflexionar fue esto:

dsc00423

Esta es una pequeña copita al fondo de la comoda.

Y me pregunto: Alguien recordará de donde es la copita? Quien se las dio? En su momento, la copita fue muy deseada, fue un regalo muy especial. Tanto, que merecia un lugar muy especial en la comoda. El mejor. Con el tiempo, fueron llegando mas cosas que empujaban a la copita mas y mas atras.

Ahora, esta ahi, juntando polvo. Nadie la saca. Nadie la recuerda. Ya no es novedad. Ya no es algo tan precioso como fue en su momento.

Yo no quiero que mi boda, mi relacion y lo que soy, sea eso.

Quiero que sea recordado como un hermoso momento. No para los demas. Vaya, estoy consciente de que a la gran mayoria se les olvidara al mes. Pero para mi y mi mujer debe ser lo mas maravilloso de nuestras vidas.

Lo estamos logrando?

No se. Esa es la respuesta. Hoy vi algo que me hizo pensar. Ojala no vuelva a pasar. Al final, debe ser un momento de pura magia, ilusion y cuspide de nuestro amor… y no una inversion.

Despues, no quiero ser yo mismo esa copita. Quiero hacer feliz a mi mujer. Creo que es lo unico cierto que ha dicho mi padre en su vida: Daria la vida por ella. La amo con todo mi ser. Y hoy, me vi imposibilitado para sacarle una sonrisa.

__________________________________________________

Me fascina el matrimonio. Creo que es lo mejor que me pudo pasar. Porque es un trabajo de todo el tiempo. Vaya, siempre soy marido. No dejo de serlo ni dia ni noche. Es el trabajo mas arduo que he tenido (Aclaro, aun no soy padre) y que dura las 24 horas. Y es lo mas maravilloso que he vivido. Es dejar de ser quien eres, pero sin dejar de serlo. Dejas de ser quien eres porque debes ser el ejemplo perfecto de paciencia y comprension. Si, claro, no lo logras a la primera. Pero definitivamente soy mas paciente ahora que antes. Soy mas empatico que antes. Soy un mejor hombre ahora que antes. Y sin embargo, no he cambiado. Sigo lleno de miel. No se acaba!!! Es increible. Hoy dije una gran verdad: No puedo dejar de ver a mi esposa. Estoy fascinado con ella. Es como estar embrujado, se los juro. Es tan hermosa… tan ideal…

Wow. Ya. Creo que estoy suspirando. Mejor a lo que iba:

El matrimonio no es facil, señores. Pero es tan precioso que se te hace como agua entre tus dedos… se va tan rapido.

No quiero ser una copita para mi mujer. Quiero ser el mejor hombre que ella se merezca. Renovarme, seguir siendo fresco para poder tener ese lugar privilegiado en la comoda, toda la vida.

El hombre y la mujer son intrinsicamente distintos. La mujer es mente. El hombre es cuerpo. Ella es cabeza. El es fisico. Sin embargo, los dos son en esencia, lo mismo. Por eso, la Biblia dice que la mujer nace a partir de una costilla del hombre. Uno, no puede vivir sin el otro (Vaya, si pueden, pero denme chance y digamos que no, OK?) Y ninguno de los dos cambiara en su naturaleza. Hasta que no se entiende esto, una relacion no puede funcionar. Creo que por ello, las relaciones fallan a corta edad o a un nivel de “madurez” (lo que sea que signifique madurez) insuficiente.

Yo se que mi mujer jamas cambiara. Seguira siendo fiel, sociable, bailadora, amable, tierna, necia, hermosa, platicadora… ideal. Vaya, me enamore tanto de su alma que estoy seguro que pase lo que pase, seguire enamorado de ella toda mi vida.

Es por eso que quiero seguir superandome.

Hoy, quiero ser mejor que ayer.

Y ese sera mi mantra por los dias que me queden de vida…

La amo. Me muero por llamarla “esposa”…

Y hoy, levanto una plegaria para que ella piense igual… y claro, tengo miedo… se oira mi plegaria?

Advertisements