Trabajo, retos y demas…

Acaba de haber pastel aqui en la oficina porque el mega-jefe (jefe de mi jefa) y creo que ya me di cuenta en que estamos mal como raza.
El jefe dijo y cito:
“Ojala nos vaya bien este año. Se que es un año dificil, pero esperemos nos vaya bien”
NOOOOOOOOOOOOO
Vamos a jugar con que de veras en un año dificil. No es dificil!!! Es un año de retos. Y la vida es un gran reto.
Pero no reto malo. Es un reto bueno — una oportunidad para demostrarnos que SI podemos!!!
La segunda parte de la frase “Esperemos que nos vaya bien…”
Chale.
NOS VA A IR BIEN!!!
Somos grandes. Somos buenos.
Diria una de mis canciones favoritas del soundtrack de “Sing” (te acuerdas, amor?): Aqui estamos, estamos vivos y triunfaremos una vez mas.

Y eso me hace recordar cuando iba a la tienda de la esquina, compraba mis barritas de chocolate Ricolino con figuras de los Thundercats…
Ok…
Eso que???

Yo creo que la vida es maravillosa (Lo creo desde que conoci a mi mujer) y si, es un reto. Vaya, me quiero casar y eso cuesta trabajo. Si fuera facil, ya otro imbecil se hubiera casado con mi mujer, ven?
Entonces, pues hay que echarle ganas a este (en sabias palabras de Marie Fredriksson) “camino sin final llamado vida”

Y dejando la filosofia aparte, y regresando a lo que originalmente queria decir, me sigo:

Estaba yo en la primaria y la cooperativa no abrio. Se supone que la escuela todavia no se ponia de acuerdo con los proveedores para surtirla y por eso, estaba cerrada al inicio del ciclo escolar.
Y ahi me tienen: A mis 8 o 9 años, que veo una oportunidad de negocio (bien judio) y que me voy a la tienda de la esquina de mi depa, compro un buen de dulces y galletas y que me pongo a vender en plena clase!!!
Obvio, me fue super bien y a la semana, ya todos me copiaron.
8 años despues, trabaje en Arby’s, un 7-Eleven y por 2 horrendas horas, reparti volantes…
Desde chico, me ha gustado trabajar. Me siento libre. Me gusta recibir algo a cambio de algo. En terminos mas “capitalistas”, me gusta recibir dinero y gastarlo como yo quiera. Es algo, pues si, liberador.
Es como si tuvieras independencia (que la tienes, pero solo entonces te das cuenta), libertad, y madurez.
Aquellos que han trabajado desde niños, me han dado la razon.
No me imagino mi vida de otra manera. De hecho, ya hasta mi mujer sabe que cuando no hay cosas que hacer en la oficina, me pongo de malas…
Hace poco, lei una frase que me gusto:
Si lo que tienes ahora, lo tienes como producto de tu trabajo, eres un triunfador. Si lo tienes porque te sacaste la loteria, solo has tenido suerte.

Por eso, prefiero tener el orgullo de ver a mi familia (y a la de mi mujer tambien para tal efecto) y decirles: “Tal vez tenga poco, pero lo que tengo, me ha costado a mi. No ha sido regalado ni producto de tranzas”
Orale… Que violento…

Chale, y esto, que???

Pues nada, que ahorita llevo una semana posteando y es producto del ocio, pero tambien es buena terapia porque libero muchas cosas. Sin embargo, no me puedo quitar de la mente que estoy posteando mucho porque no hay trabajo…
El año aqui en el departamento va muy lento. y es que, mientras la Secretaria de Salud no se ponga las pilas, pos ni pa donde hacerse.

Y ya:
Siempre quise ser bombero.
Un dia, me cae que voy a tomar un mega curso contra incendios y sere bombero. Aunque nomas apague una fogata, no me importa…

Chale, en serio no hay NADA que hacer por aqui.
Sniff…

Advertisements